La Fundación Cruz Blanca es la última organización que se ha incorporado a FEVOCAM. Cruz Blanca es una entidad sin ánimo de lucro que se dedica a ofrecer asistencia y formación para la inserción de personas con dificultades sociales, tanto de la tercera edad, como personas con discapacidades, así como personas en riesgo de exclusión social.

En concreto los colectivos a los que atiende son: mujeres en situación vulnerable, sobre todo mujeres que ejercen la prostitución y víctimas de trata; personas en situación de drogodependencia; personas afectadas por VIH; personas inmigrantes sin recursos; personas con discapacidad; personas mayores en situación de dependencia; y personas con problemas de salud mental.

Hemos hablado con Martina Kaplún, Coordinadora de la Secretaría Técnica y Coordinadora de la Delegación de Madrid de la Fundación Cruz Blanca.

Martina es Educadora Social, experta en Género, y tiene una amplia trayectoria laboral en el ámbito de la formación, especialmente dirigida a profesionales del mundo de la intervención social y sobre todo en temas de Género y Migraciones. Además, ha trabajado con voluntarios ofreciéndoles formación.

Actualmente se encarga de las acciones encaminadas a implantar los proyectos de la Fundación en Madrid, lo que “implica empezar a generar una red de colaboraciones, tanto a nivel de entidades sociales, como administraciones públicas”. En este sentido la entidad ha dado prioridad a formar parte de foros, redes o plataformas como FEVOCAM.

Con respecto al voluntariado cabe destacar el importante papel de las personas voluntarias en Cruz Blanca, ya que tienen mucho peso no sólo en la realización de actividades sino también en la toma de decisiones o en la coordinación de los proyectos. Ejemplo de ello es que dos miembros del patronato de la entidad son personas voluntarias. Además la organización cuenta en cada centro con la figura del “responsable de voluntariado”, quien se encarga de apoyar al equipo técnico del centro en las tareas de gestión del voluntariado.

Como nos ha contado Martina, la Fundación ha querido formar parte de FEVOCAM porque apuesta por “trabajar en red, considerando que así se beneficia, sobre todo, al conjunto de las personas voluntarias y de los colectivos con los que trabajamos”.

P.- Cuéntanos brevemente cuál es la labor que realiza la Fundación Cruz Blanca.

R.- La Fundación Cruz Blanca es una entidad no lucrativa vinculada a la Congregación de Hermanos Franciscanos de la Cruz Blanca. Sus fines son asistir a las personas necesitadas realizando cuantas actividades sean necesarias tanto desde el punto de vista asistencial, formativo, o de reinserción. Además trabaja por la promoción y sensibilización de la acción social, la Cooperación para el desarrollo y la promoción y fomento del voluntariado.

P.- ¿Qué proyectos de la Fundación podemos destacar?

R.- En cuanto a las actividades y servicios que desarrolla Fundación Cruz Blanca, destacar el Programa O’Cambalache de atención a mujeres que ejercen la prostitución y víctimas de trata (servicio de acercamiento, mediación, acompañamiento y normalización); se lleva a cabo en las Delegaciones de Aragón, Madrid y Ceuta.

Otro es el Programa Entabán, de inserción social a través de itinerarios personalizados, que cuenta con una Escuela de Formación propia.

Y la Red de Viviendas para personas en situación de exclusión social (incluyendo una vivienda tutelada para víctimas de trata), que se desarrolla en Huesca.

P.- ¿Qué papel desempeñan los voluntarios en vuestra Fundación?

R.- Contamos con personas voluntarias en todos los programas que desarrollamos y dependiendo del tipo de programa pueden realizar diferentes funciones, desde apoyar en tareas de mantenimiento, cocina o plancha en los centros residenciales para personas dependientes, hasta tareas de atención o acompañamiento directo a los usuarios, pasando por la colaboración en acciones de sensibilización o la asistencia, en representación de la entidad a foros o congresos de voluntariado.

Además, desde Fundación Cruz Blanca apostamos fuertemente por la participación del voluntariado en la toma de decisiones y, en ese sentido, dos miembros del patronato de la entidad son personas voluntarias.

Nuestro modelo de gestión y participación del voluntariado se completa con la existencia en cada centro de la figura del “responsable de voluntariado” (normalmente una persona voluntaria), que se encarga de apoyar al equipo técnico del centro en las tareas de gestión del voluntariado. Dos veces al año celebramos encuentros presenciales con todos los responsables de voluntariado, en los que, además de dar seguimiento al desarrollo de los planes de voluntariado de cada centro, intentando asesorar y apoyar en las dificultades que puedan ir encontrando, se les ofrece formación y herramientas útiles para su labor.

¿Por qué consideras importante formar parte de FEVOCAM?

Por un lado, queremos fortalecer nuestro trabajo con respecto al voluntariado también en la Comunidad de Madrid. Y por otro, nuestra entidad ha apostado siempre por trabajar en red, considerando que así se beneficia, sobre todo, al conjunto de las personas voluntarias y de los colectivos con los que trabajamos.

¿Por qué crees que la acción voluntaria es necesaria?

Las personas voluntarias realizan una labor fundamental, entre otras cosas porque están en contacto directo con realidades que, muchas veces, están ocultas al resto de la ciudadanía. Así, pueden dar testimonio de esas realidades, ayudar a visibilizarlas y, de esta manera, hacer un trabajo de sensibilización y de transformación social mucho mejor que el de numerosas campañas de comunicación.

Además, el voluntariado es una forma de ciudadanía y participación, es una forma de ejercer la solidaridad y el compromiso con las otras personas, imprescindible para poder construir una sociedad más humana y más justa.

 

Share via
Send this to a friend