FEVOCAM, como representante de las entidades de acción voluntaria de la Comunidad de Madrid, señala que la persona voluntaria “es aquella que comparte su tiempo, desinteresada, libre y gratuitamente, para realizar acciones solidarias, desde una entidad, en beneficio de la justicia social”.

La labor del voluntariado debe ser desinteresada, libre y gratuita, sin estar sujeta a condiciones laborales ni a ninguna recompensa por el servicio prestado.

 

Así, lo recoge la Carta del Voluntariado – documento elaborado en consenso por los miembros de la Plataforma-, donde se define qué es el voluntariado, así como los mínimos que considera necesarios para conservar y fortalecer la identidad de la acción voluntaria.

Las personas voluntarias ejercen su labor desde las entidades de acción voluntarias, de una forma altruista  y desde la corresponsabilidad. Y este aporte social debe apoyarse en el trabajo que las personas contratadas están realizando en dichas entidades.

“Cierto que la inmensa mayoría de estas entidades han nacido del puro movimiento civil, para construir entre todos un mundo mejor; pero hace ya mucho tiempo que evolucionaron y se dieron cuenta de que no todas las labores podían ser desempeñadas por personas voluntarias y que no todos ellas pueden realizar cualquier acción”.

 

Por lo tanto, voluntariado y trabajo remunerado se complementan, pero en ningún caso se excluyen. En este sentido, ni las instituciones públicas ni las entidades privadas pueden exigir al voluntario que supla con su trabajo las funciones específicas que deben realizar las personas contratadas y cualificadas para tales fines.

 

Ser voluntario es contribuir a la mejora social partiendo de inquietudes altruistas, y sin estar sujeto a condiciones de tipo laboral o al trueque. Ser voluntario no es realizar acciones sociales a cambio del  pago en "especie"; y tampoco es voluntariado prestar un servicio a la comunidad a cambio de recibir prestación por desempleo, o como pago por faltas.

“No nos cerramos a la existencia de otros modelos de movimiento civil ni otros posibles ‘acuerdos entre partes’ no relacionados con el voluntariado y que son beneficiosos para la sociedad, simplemente nuestra labor es la defensa del voluntariado, la difusión de los límites del mismo y la legalidad vigente al respecto”. Así lo ha matizado FEVOCAM al referirse a otras formas de participación social que no deben confundirse con el voluntariado.

 

Share via
Send this to a friend