¿Vínculo emocional con el medio ambiente?¿Restaurar ecosistemas? ¿Facilitar procesos naturales? Son conceptos relacionados con el medio ambiente, cuyo Día Internacional se celebra el 5 de junio, con los que cada día la sociedad se familiariza un poco más gracias a la labor de sensibilización de ONG’s como Gaia.

La Asociación Gaia es una organización con más de 10 años de experiencia trabajando en la  gestión sostenible de los espacios naturales y su desarrollo compatible con las sociedades humanas. Lleva a cabo proyectos de educación y formación, así como de investigación y conservación del medio ambiente, tanto en España como en Latinoamérica.

Muchas de las personas que colaboran en  Gaia lo hacen a través del voluntariado, hablamos de casi 300 personas voluntarias en la entidad. Entre los proyectos en los que se pueden colaborar destacamos, por ejemplo, el de turismo ecológico o el de técnicos de sostenibilidad en selvas, que se llevan a cabo en Panamá. En España los programas se dividen en sensibilización, cuidado de Parques Naturales y formación medioambiental.

La Asociación Gaia es una organización con más de 10 años de experiencia trabajando en la  gestión sostenible de los espacios naturales y su desarrollo compatible con las sociedades humanas. Lleva a cabo proyectos de educación y formación, así como de investigación y conservación del medio ambiente, tanto en España como en Latinoamérica.

Con respecto a este último ámbito,  Gaia está organizando el ‘I Foro de Restauración Ecológica: Creando redes’; se trata de un proyecto pionero cuyo objetivo es buscar soluciones a través de la creación de vínculos y redes – “como si de un ecosistema se tratase”- entre Administración, empresas, investigadores y ONG’s.

Otro de los programas es “Gaia en el mundo”; una iniciativa que se basa en recopilar y difundir experiencias y casos de éxito en la búsqueda de soluciones a problemas medioambientales, en diferentes países, para poder compartirlos de forma cercana y  “demostrar que hay una red concienciada en el mundo que está planteando soluciones”.

Asimismo, y de acuerdo con la apuesta de trabajar en red para “conectar realidades y agruparse para entenderse”, la Asociación es una de las 64 entidades miembro de FEVOCAM.

Hablamos con Jorge Astorquia, coordinador de la Asociación Gaia. Jorge comenzó en la Asociación primero como voluntario, después como colaborador en el grupo de trabajo de bosques que se realizó en Panamá y en el grupo de RSC de la entidad, y antes de ser nombrado coordinador impulsó la sede de Cantabria y una propuesta de voluntariado corporativo.

Principal problema medio ambiental: el desconocimiento

“El principal problema medioambiental es el desconocimiento”, afirma Jorge quien asegura que para promover la recuperación y conservación de zonas naturales primero hay que entender que se trata de sistemas complejos y que la conservación de la naturaleza se hace principalmente por el bien del ser humano. “Hay que ser egoístas para conservar la naturaleza” ya que todo lo que acontece en zonas medioambientales repercuten en nuestro día a día, “no es solo por los pájaros, árboles o peces, es por la agricultura o por el bienestar personal”. Partiendo de esta idea el mensaje de Gaia, con motivo de este Día Mundial del Medio Ambiente es: “Necesitas la naturaleza, sé egoísta y consérvala para ti”.

La Asociación denuncia que muchas de las infraestructuras se hacen sin pensar en su impacto medioambiental, y en las consecuencias que tiene a su vez ese impacto para el ser humano. “Se crean  infraestructuras que aíslan sistemas, en vez de poner puentes creamos barreras, como cuando se construyen carreteras que cortan bosques;  lo que hay que hacer es crear sistemas que se vinculen y vinculen la naturaleza con el ser humano”.

Conscientes pero no concienciados con el medio ambiente

La mayoría de las personas profesan un amor innato hacia la naturaleza, pero no siempre es fácil que ese amor se traduzca en el cuidado real de nuestros espacios naturales. La falta de conocimiento hace que haya muy malas prácticas, “la gente es consciente pero no están concienciados”, ese es el punto de inflexión que señala Jorge. “El medio ambiente y  la naturaleza tienen un lenguaje que tienes que aprender a leer, cuanto más sepas más podrás profundizar, pero el 99% de los ciudadanos no lo sabe”.

Por ello, la solución está en educar. Y en ese proceso son de vital ayuda los proyectos de voluntariado que permiten a las personas aprender a través de contacto directo, de tocar, oler, sentir… para “aplicar en la práctica lo que aprendemos”.

Formar  para tomar conciencia

Una de los objetivos de Gaia es hacer que la ciudadanía en general, y las personas voluntarias en particular, reciban una formación adecuada ya que desde el conocimiento es como se llega a una sensibilización y toma de conciencia real. “Cuando vamos con un grupo de personas voluntarias a una actividad de restauración ecológica, como las del programa de recuperación del bosque mixto de Canencia, queremos que entiendan que no se trata solo de repoblar, se  trata de facilitar procesos naturales. Las y los voluntarios deben entender la diferencia, es un todo en fases: preparar el terreno, crear sendas, plantar  etc… Y para eso hay que entender el proceso de la naturaleza. Esa es la verdadera sensibilización.”

Por su parte, en las empresas va calando cada vez más la idea de corresponsabilidad en el cuidado del medio ambiente, “tímidamente se van abriendo y está empezando a formar parte de su identidad corporativa”. Gaia tiene en este sentido una visión optimista y destaca que “las empresas se están dando cuenta de que aparte de producir y vender sus productos, deben realizar actividades de voluntariado corporativo y relacionarse con el entono social, ya que contribuye a que los empleados rindan más, estén más motivados y tengan una percepción positiva de su empresa”.

La RSC y el voluntariado corporativo, oxígeno para Gaia

Además de la concienciación y formación, una de las líneas de acción que está contribuyendo en estos momentos a dar oxígeno a Gaia para la viabilidad de sus proyectos es la RSC y el voluntariado corporativo.

De hecho, Gaia es – pese a ser una entidad mediana- referente en la Comunidad de Madrid en la colaboración con empresas para la realización de acciones medioambientales e implicación de sus empleados. Esta línea estratégica de RSC ha permitido que desde 2008, y hasta ahora, se lleven a cabo los programas de Restauración Ecológica en los que pueden llegar a colaborar cientos de personas voluntarias de empresas.

Pero su principal logro radica en que Gaia ha logrado movilizar y concienciar a las y los empleados no solo para una actividad puntual, sino para acciones más prolongadas en el tiempos “para que haya sensibilización de la gente de las empresas”. Y es que como nos cuenta Jorge, el “objetivo principal es ser el hilo conductor que conecte el mundo urbano con el mundo natural, y vincular emocionalmente a la gente con esos entornos para que los entiendan, aprendan a valorarlos; y de este modo el mundo corporativo tome decisiones con más conciencia, y las acciones se hagan con criterios naturales”.

¿Hasta dónde llega la corresponsabilidad de la Administración, las empresas y los ciudadanos?

“Promocionar y mantener el tercer sector es lo que hace que una sociedad sea activa”, asegura Gaia quien insiste en la necesidad de que la Administración se implique.

Su falta de apoyo es alarmante para el mantenimiento de los proyectos medioambientales, pues con los recortes “se están yendo al traste muchos programas de voluntariado”.  Hay un interés creciente en la ciudadanía por el cuidado de los espacios naturales que no se corresponde con el esfuerzo que hace la Administración. “Sentimos que la Administración se ha rendido, no siente que sea su responsabilidad ni que sea valioso mantener el tercer sector, y han dado el relevo a las empresas”.

Por parte de éstas últimas, hay receptividad pero no todas se implican al mismo nivel. “Hay empresas  que lo han interiorizado y cuentan con un programa de RSC muy maduro, otras no saben qué hacer, o consideran que algunos proyectos son caros porque les cuesta entender que detrás de los proyectos de voluntariado hay un coste necesario”.

Empezando andar, así es como define la entidad  el momento en el que está: “el tema de voluntariado corporativo en España está en fase infancia, no hemos llegado a la adolescencia”.

Gaia cree necesario establecer una similitud entre la forma en la que crecen y se desarrollan los espacios medioambientales y cómo debe ser la interacción entre todos los actores sociales implicados en su mejora.

Share via
Send this to a friend